Saltar al contenido

Como colaboran los alumnos en la escuela

diciembre 13, 2022
Como colaboran los alumnos en la escuela

Estrategias de colaboración para estudiantes

Los días en que los alumnos trabajaban en silencio y de forma independiente con los libros de texto en pupitres perfectamente colocados en filas perfectas han pasado a la historia. En las aulas de hoy en día, es más probable ver a los alumnos de pie o sentados juntos alrededor de mesas o acurrucados en la alfombra, gesticulando y hablando animadamente, dibujando diagramas en tabletas, esbozando ideas en pizarras blancas o reunidos en torno a ordenadores.

El aprendizaje colaborativo es una destreza del siglo XXI que ocupa un lugar destacado en los planes de estudio de la mayoría de los distritos. Cuando los alumnos trabajan en colaboración, participan en un proceso que fomenta la cooperación y crea comunidad. Se generan nuevas ideas a medida que los estudiantes se retroalimentan unos a otros. La colaboración crea una cultura que valora los puntos fuertes de cada estudiante y un entorno que cree que todos pueden aprender de los demás.

La colaboración no es algo natural para los alumnos. Es algo que requiere instrucción directa y práctica frecuente. Una de las mejores maneras de entrenar a sus alumnos para que trabajen en colaboración es a través del juego. Los juegos cooperativos en el aula ayudan a los estudiantes a convertirse en pensadores críticos, a aprender a trabajar unos con otros y a establecer un ambiente positivo en el aula. ¿Y lo mejor? Los niños se divierten mientras desarrollan estas habilidades. Echa un vistazo a estas ideas de TeachHub y TeachThought.

Colaboración entre profesores y alumnos

En el mejor de los casos, la colaboración en el aula puede ayudar a los alumnos a pensar de forma más profunda y creativa sobre un tema y a desarrollar una mayor empatía hacia las perspectivas de los demás. En el peor de los casos, las tareas en grupo pueden degenerar en silencios incómodos, discusiones o frustración para el niño que acaba haciendo el trabajo de los demás. Ahora que esta técnica de enseñanza adquiere mayor relevancia en las normas estatales, investigadores y educadores se esfuerzan por comprender cómo ayudar a los alumnos a adquirir las destrezas necesarias para aprender y trabajar en grupo. El aprendizaje a través de la práctica es un componente importante… pero, por sí solo, no es suficiente”, afirma Emily Lai, directora de evaluación formativa y retroalimentación de Pearson, la editorial educativa. “Los estudiantes llegan a estas experiencias con muy poca comprensión de lo que deberían estar trabajando, por lo que los estudiantes salen de estas experiencias un poco hastiados. La colaboración es como cualquier otra habilidad: hay que enseñarla”.

  Escuelas de aviacion en estados unidos

La capacidad de colaborar con otros se ha convertido en una de las habilidades más buscadas tanto en la educación como en el trabajo. Una encuesta de la Association of American Colleges and Universities reveló que más del 80% de las empresas medianas o grandes buscan aptitudes de colaboración en los recién contratados, pero menos del 40% de ellas consideran que los recién licenciados están preparados para trabajar en equipo.

Aprendizaje activo

Durante las últimas décadas, la colaboración entre profesores ha recibido cada vez más atención tanto en el campo de la investigación como en el de la práctica. Sin embargo, poco se ha dicho sobre su relación con el rendimiento de los alumnos. En el presente estudio, utilizando datos de la muestra representativa alemana de PISA 2012, investigamos los efectos que las tres formas de colaboración docente propuestas por PISA, a saber, instrucción- proyecto- y organización relacionada, tienen sobre el rendimiento de los alumnos. Realizamos un análisis factorial exploratorio y confirmatorio para comprobar la validez factorial del instrumento. Tras reespecificar el cuestionario, los resultados de un modelo de ecuaciones estructurales completo sugieren que sólo se observa un pequeño efecto positivo cuando los profesores hablan específicamente del rendimiento de los alumnos. También se presentan y discuten las implicaciones para la investigación y la práctica.

  Mejores escuelas preescolar en puebla

La colaboración entre profesores es una fuerza que influye positivamente en toda la comunidad escolar. DuFour et al. (2005) abogan por incrementar las actividades de colaboración en forma de comunidades profesionales de aprendizaje, afirmando que dichas comunidades de colaboración “encierran una esperanza inmensa y sin precedentes para las escuelas y la mejora de la enseñanza” (p. 128). Se han encontrado efectos positivos para los profesores en la mejora de la autoeficacia (cf. Puchner y Taylor, 2006), el aumento de la eficacia docente (cf. Graham, 2007) y la mejora de la calidad de la enseñanza (cf. Jackson y Bruegmann, 2009; Hochweber et al., 2012). Estos efectos positivos mejorarán su calidad como profesionales y, como sugiere Hattie (2003), la calidad del profesorado representa por sí sola el 30% de la varianza en el rendimiento de los alumnos. Las comunidades que se formarán trabajando en colaboración mejorarán la eficacia y la experiencia de los profesores (Hattie, 2015).

Rompecabezas

La colaboración del profesorado ha sido un elemento común de las iniciativas de los grados intermedios durante años, normalmente uno o más de estos tres modelos organizativos: tiempo de planificación común, comunidades de aprendizaje profesional y grupos de amigos críticos.

Cada modelo es distinto, pero comparten características comunes. 1) promueven el aprendizaje de los profesores, 2) abordan cuestiones específicas del contexto, 3) fomentan la colegialidad, 4) reducen el aislamiento de los profesores y 5) conducen a los profesores a una mayor comprensión de la enseñanza y el aprendizaje. El elemento común más importante es el objetivo de mejorar el aprendizaje de los alumnos.

  Escuelas para dj en el estado de mexico

¿Qué hace que cada modelo de organización sea único? En primer lugar, los profesores se organizan de forma diferente en cada modelo: equipos interdisciplinares, equipos disciplinares o equipos autoseleccionados. En segundo lugar, el punto de partida de la colaboración de los profesores difiere. En el tiempo de planificación común, los equipos de profesores comienzan con un análisis de las necesidades holísticas de los alumnos; en las comunidades profesionales de aprendizaje, los equipos de profesores comienzan con el análisis del progreso académico de los alumnos; y en los grupos de amigos críticos, los equipos de profesores comienzan con una necesidad o interés identificados para mejorar la práctica. Las características reconocidas de cada modelo de organización se resumen en la Tabla 1.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad