Saltar al contenido

Como hacer un huerto en la escuela

diciembre 15, 2022
Como hacer un huerto en la escuela

Informe sobre jardinería en la escuela

Tanto si busca una nueva forma de captar el interés de sus alumnos con la llegada del buen tiempo como si simplemente necesita dar un poco de vida a su aula o centro escolar, plantar un huerto escolar le vendrá como anillo al dedo.

Encontrar el mejor lugar para tu proyecto de huerto requiere un poco de investigación. El asfalto, la tierra seca, el barro y los campos vacíos pueden convertirse en zonas verdes, laboratorios al aire libre, huertos, jardines de hierbas, espacios de juego y zonas de estudio. Utiliza estas preguntas para guiar tu reflexión y decide en consecuencia la ubicación del huerto.

Aparcamientos, patios, azoteas, invernaderos y patios de colegio pueden ser lugares potenciales. Si no es posible tener un huerto en el colegio, considere opciones dentro de la comunidad, como parques urbanos o terrenos baldíos, lugares de culto, centros naturales, centros de jubilados y huertos comunitarios. Evite los lugares expuestos a contaminantes, como autopistas, aeropuertos, chimeneas industriales o zonas industriales abandonadas. Si el espacio es muy limitado, considere la posibilidad de cultivar en contenedores. Incluso puede que el lugar ideal sea el interior en lugar del exterior.

Qué es la jardinería escolar

La creación de un huerto escolar ofrece oportunidades de aprendizaje experimental y práctico e inspira a los niños a comer una variedad de alimentos más amplia y saludable. El huerto es un aula excelente, que permite a los alumnos ver los resultados de su trabajo. Este aprendizaje experimental también incluye la actividad física, lo que favorece un estilo de vida saludable.

Los huertos escolares también pueden utilizarse como jardines sensoriales que animan a los alumnos o visitantes a utilizar los cinco sentidos para relacionarse con el mundo que les rodea. Los huertos son algo más que tierra y plantas: muestran cómo llegan los alimentos a la mesa y pueden ser la única oportunidad que tienen algunos alumnos de interactuar con la naturaleza.

  Ubica tu escuela estado de mexico

Los recursos de Kidsgardening.org para Iniciar un programa de huertos escolares: Overview explican cómo crear y mantener un huerto escolar.    Estos recursos incluyen cómo conseguir apoyo, crear un comité de jardinería, encontrar financiación, identificar subvenciones y mucho más.

Los centros escolares han descubierto que los huertos sensoriales pueden ser muy beneficiosos para los alumnos, ya que ayudan a enseñar los sentidos del gusto, el tacto, el oído, el olfato y el tacto.    Descubra aquí cómo incorporar un jardín sensorial al recinto escolar.

Ayudas para huertos escolares

Los huertos escolares están apareciendo en instituciones académicas de todo el país, y su valor es bastante evidente. Tanto si se trata de un gran jardín como de una pequeña jardinera, los niños pueden aprender valiosas lecciones de la interacción práctica con la naturaleza. Los huertos escolares no sólo enseñan a los niños la importancia del cuidado del medio ambiente, sino que también son beneficiosos para el aprendizaje experimental en varias disciplinas, como las ciencias sociales, las artes del lenguaje, las artes visuales, la nutrición y las matemáticas.

No hay reglas rígidas a la hora de crear huertos escolares, pero muchos de ellos tienen algún tipo de temática. Una escuela puede tener varios huertos más pequeños, cada uno con su propio tema, por ejemplo:

  Como imaginamos la escuela del futuro

La creación de un huerto escolar para niños comienza con la formación de un comité de personas comprometidas. Lo mejor es contar en el comité con algunas personas familiarizadas con la jardinería y con otras que puedan organizar actividades para recaudar fondos o conseguir apoyo financiero para el proyecto.

Una vez formado el comité, es hora de definir los objetivos generales del huerto. Pueden plantearse preguntas sobre el uso que se dará al huerto y las oportunidades de aprendizaje que ofrecerá. Estos objetivos le permitirán crear planes de lecciones relacionados con el huerto, que serán un valioso recurso para los profesores.

Qué plantar en un huerto escolar

Observa tu terreno. ¿Qué dimensiones tiene? ¿Qué tipo de suelo tienes (arcilloso, arenoso, limoso, etc.)?    ¿Qué parte del huerto está a la luz o a la sombra? ¿Qué grado de humedad hay? ¿Existen elementos permanentes con los que tenga que trabajar?

Define la finalidad del jardín. ¿Atraer a la fauna o convertirse en un espacio medioambiental? ¿Quiere cultivar productos agrícolas o hierbas aromáticas? ¿Va a ser un jardín sensorial? ¿Proporcionará sombra? ¿Será para enseñar determinadas asignaturas al aire libre, como ciencias, geografía, matemáticas o inglés? ¿Será para uso de los alumnos, el personal, los padres y la comunidad local? ¿O se trata de un jardín conmemorativo que necesita un ambiente tranquilo y sosegado?

Mientras decides el propósito del jardín, ¿por qué no buscas ideas de diferentes verduras, frutas, hierbas y flores comestibles que podrían cultivarse? También puede encontrar una lista de plantas sensoriales y plantas silvestres para cultivar, utilizando nuestras guías.

  Etiquetas para libros de escuela

Los arriates estrechos (no más de 120 cm de ancho) son buenos para los niños, ya que pueden llegar al centro para plantar y desherbar desde ambos lados sin compactar la tierra. Si sólo se puede acceder a los arriates por un lado, no deben tener más de 60 cm de anchura. Considera si los bancales elevados son más adecuados para tu huerto escolar. Consulta esta guía sobre la creación de bancales elevados, para poder planificarlos en el huerto si te parece adecuado.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad