Saltar al contenido

Gestion de riesgos y apoyo socioemocional en la escuela

febrero 4, 2023
Gestion de riesgos y apoyo socioemocional en la escuela

¿Por qué es importante la gestión de riesgos en las escuelas?

Los consejeros escolares que implementan programas se esfuerzan por tener un impacto en el crecimiento de los estudiantes en tres áreas de dominio: desarrollo académico, profesional y social/emocional (ASCA, 2019). Los consejeros escolares reconocen que los estudiantes deben demostrar crecimiento en estos dominios por igual para tener éxito. Los consejeros escolares entienden que estos dominios no se consideran separados, sino que están entrelazados, cada uno afectando al otro (Schenck, Anctil, & Smith, 2010). Aunque esta declaración se centra en el desarrollo social/emocional, se entiende que el desarrollo académico y profesional deben considerarse con la misma diligencia.

Los consejeros escolares sirven como primera línea de defensa para identificar y abordar las necesidades sociales/emocionales de los estudiantes dentro del entorno escolar. Los consejeros escolares tienen una formación única para ayudar a los estudiantes con problemas sociales/emocionales que pueden convertirse en barreras para el éxito académico. En el contexto de un programa de asesoramiento escolar, los consejeros escolares desarrollan un plan de estudios de asesoramiento escolar, ofrecen asesoramiento a grupos pequeños y proporcionan evaluación y asesoramiento dirigidos a mejorar el bienestar social/emocional de los estudiantes.

Ejemplo de evaluación del riesgo de comportamiento

Todos gestionamos el riesgo en nuestra vida cotidiana. Cuando cruzamos la calle, pedimos comida (digamos unas oreo fritas) o llamamos a un viejo amigo, estamos analizando los pros y los contras de cada acción, junto con los riesgos asociados. ¿Cruzaré la calle a tiempo?    ¿Me alcanzará la comida frita? ¿Será mi viejo amigo el mismo de antes?

  En que escuela quedo mi hijo

Durante este proceso de deliberación, nuestra vida mental está descontrolada, poblada de cientos de razones que apoyan y rebaten cada posible acción. Aunque este enfoque caótico de la gestión de riesgos funciona para la mayoría de nosotros en nuestro deambular diario, hay que adoptar un enfoque más controlado a la hora de evaluar y reducir los riesgos en nuestras escuelas.

La gestión de riesgos es el proceso de tomar decisiones y actuar en consecuencia para minimizar los efectos adversos del riesgo en una organización. En las escuelas, los posibles riesgos incluyen la lesión de un estudiante, una demanda presentada por un padre enfadado o el daño a la reputación de la escuela.

Aunque, como administrador de un centro de enseñanza, una demanda judicial pueda asustar, lo mejor es centrarse en prevenir el primer ejemplo: cualquier daño o peligro para un alumno. Este enfoque le dará la motivación necesaria para seguir adelante con su estrategia de gestión de riesgos, ya que es una persona la que está en peligro, no las finanzas de la organización. Esta motivación es clave, sobre todo cuando la gestión de riesgos es un proceso que dura todo el año.

Evaluación del riesgo de comportamiento agresivo en los centros escolares

En los centros escolares se llevan a cabo distintos tipos de evaluaciones de riesgos para ayudar al centro a cumplir la legislación pertinente. La información proporcionada en esta sección se refiere al proceso de planificación emprendido para un alumno individual con el fin de identificar y mitigar los riesgos considerados por encima del nivel de riesgo típicamente esperado en situaciones y contextos escolares específicos.    Esto puede incluir riesgos asociados con el comportamiento de un alumno, sus necesidades sociales y emocionales, su bienestar o sus necesidades sanitarias. El resultado de una Evaluación de Riesgos Escolares puede utilizarse como base para la planificación posterior, como las estrategias documentadas en un Plan Individual, un Plan de Apoyo al Comportamiento y/o un Plan de Apoyo a la Salud.

  Escuela de fisioterapia en merida

Gestión de riesgos en las escuelas pdf

Lee tiene un día difícil. Este niño de cuarto curso se ha enterado hace poco de que sus padres se van a divorciar y no puede dejar de pensar en ello. Se resbaló y se cayó en el barro durante el recreo, y sus pantalones y zapatos están incómodamente mojados. Ahora intenta concentrarse en su examen de ortografía, pero el alumno de al lado no deja de golpear el lápiz contra la mesa. De repente, Lee se levanta de un salto, agarra el lápiz y lo parte por la mitad, y luego grita: “¡Cállate! ¡Cállate! Cállate!” Su profesor está tentado de castigarle, pero se da cuenta de que lo que Lee necesita realmente es ayuda con la regulación emocional.

Según Psychology Today, la regulación emocional es la capacidad de controlar las emociones y no dejar que conduzcan las acciones. No es una habilidad que nos resulte fácil a la mayoría de nosotros, por lo que es importante ayudar a los niños a aprender a regularse y darles oportunidades para practicar.

  Medidas de seguridad en la escuela

“La regulación emocional tiene lugar en lo más profundo del centro emocional del cerebro”, explica Lori Jackson, psicóloga escolar. “Cuando funciona, puedes pasar sin problemas de un acontecimiento a otro, gestionando las distintas emociones que surgen. Cuando no puedes gestionar tus emociones, cada acontecimiento o actividad puede traer dificultades y desafíos. Eso se llama desregulación emocional”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad