Saltar al contenido

Escuelas de medicina en acapulco guerrero

enero 1, 2023
Escuelas de medicina en acapulco guerrero

EL GOBERNADOR PARTICIPA DEL FORO USINA CIUDAD

Objetivo: El presente artículo pretende identificar los factores que influyen en la asistencia de los niños en edad preescolar a los servicios de dos módulos dentales públicos en la ciudad de Acapulco, Guerrero, así como identificar áreas de oportunidad para mejorar la atención odontológica. Materiales y métodos: El presente estudio fue de tipo transversal y exploratorio. Se realizó en cuatro escuelas de preescolar. Se aplicó un cuestionario autoadministrado. Los informantes de dicho cuestionario fueron los padres o tutores de los niños. La variable resultado fue la asistencia de los niños de preescolar a los servicios odontológicos públicos. Resultados: Se recogieron datos de 336 niños en edad preescolar. Uno de cada cuatro niños en edad preescolar había acudido a los servicios dentales del centro de salud en los últimos 12 meses. La falta de fondos fue la principal razón mencionada para no llevar a los niños no asegurados a los servicios dentales. El hecho de asistir a la misma escuela durante el curso escolar anterior, así como que los padres hubieran recibido tratamiento en el módulo dental, fueron factores que influyeron en la asistencia de estos niños en edad preescolar a los servicios dentales. Conclusiones: El contacto previo de los usuarios con los servicios dentales en la escuela o en un consultorio dental fueron factores que incrementaron la probabilidad de uso de los servicios dentales de los niños preescolares en los centros de salud.

COSTOS POR ACTIVIDAD

La Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) es una institución pública y autónoma de educación media superior y superior del estado mexicano de Guerrero. Su campus principal se encuentra en Chilpancingo, con instalaciones en Acapulco, Taxco, Iguala, Tixtla, Ometepec, Tecpan de Galeana, Altamirano y otras ciudades del estado.

  Escuela de medicina integral y salud comunitaria

A principios de la década de 1940, a la escuela normal no le iba bien. En respuesta, el gobernador Rafael Catalán Calvo estableció el Colegio del Estado en abril de 1942. Los programas del Colegio del Estado seguían el modelo del Instituto Politécnico Nacional, donde había estudiado el gobernador, e impartía varias carreras de ingeniería, agricultura y marina. En 1950, el Colegio del Estado fue declarado universidad, sin cambio de nombre, y se convirtió en miembro de la ANUIES, la asociación nacional de universidades[1].

El concepto de “universidad popular” fue traído a Guerrero por el rector Rosalío Wences Reza, quien fungió entre 1972 y 1975. El modelo se centró en el establecimiento de una universidad abierta al público, con apoyo a los estudiantes de escasos recursos económicos, así como la creación de escuelas preparatorias en todo el estado y el apoyo de la universidad a los conflictos sociales en México y América Latina[1] Wences Reza alternó con otros rectores, fungiendo nuevamente de 1978 a 1981 y de 1984 a 1987. Mientras la universidad crecía, las consideraciones políticas a menudo chocaban con las prioridades educativas y a veces interferían en la impartición de una educación de calidad. Las élites locales y el gobierno estatal, alarmados por la postura ideológica adoptada en esta época, acosaron a la universidad. Esto se vio especialmente cuando la universidad creó una emisora de radio en 1982. Radio Universidad Autónoma de Guerrero se enfrentó a constantes interferencias e interferencias, cambiando de frecuencia e incluso en un momento dado de ubicación para solucionar sus problemas.

M2U01049

El territorio del estado de Guerrero es disputado por bandas criminales organizadas que compiten por controlar las rutas comerciales y las ciudades, extorsionar a las comunidades y coaccionar a la gente para que se una a ellas. Como consecuencia, muchas escuelas de todo el estado han cerrado, el acceso a la atención sanitaria es limitado y, en algunos lugares, el personal médico se ha marchado para siempre. La tensión y el miedo constantes amenazan con destruir el tejido social en toda la región.

  Escuela superior de medicina veterinaria y zootecnia ac

La inseguridad y los brotes de violencia han repercutido directamente en la atención médica de las poblaciones rurales. Muchos centros de salud locales de todo el estado están dirigidos por una sola enfermera, que además duerme en el centro. Estas enfermeras cargan con la enorme responsabilidad de prestar asistencia sanitaria en sus comunidades con recursos muy limitados. En este contexto, las visitas mensuales de los equipos de MSF suponen un salvavidas.

“Muchos médicos ya no quieren venir. Las enfermeras sí, menos mal”, dice Bruno, un residente del estado de Guerrero que llevó a su nieto a ver a un médico de MSF. “Llevamos cuatro años sin médico, así que las visitas de MSF son esenciales”. Once centros de salud de Tierra Caliente, Norte y Centro siguen cerrados. Algunos llevan cerrados unos meses, otros varios años.

Alista Astudillo proyectos estratégicos para relanzar Guerrero

Las regiones de Tierra Caliente, Norte y Centro del estado de Guerrero, junto con la ciudad de Acapulco, son algunos de los lugares más violentos de México. La violencia de los cárteles ha dejado a muchas personas viviendo con miedo y aisladas, sin acceso a los servicios médicos básicos.

Estas bandas criminales organizadas se disputan el territorio del estado de Guerrero. Tratan de controlar las principales carreteras y ciudades, obligando a las comunidades a someterse para recaudar impuestos y coaccionar a la gente a unirse a sus filas. Las escuelas han cerrado, el acceso a la atención sanitaria es limitado y, en algunos lugares, el personal médico se ha marchado para siempre. El discurso abierto está sofocado por la omertá, el código de silencio que a menudo se exige para seguir con vida; ahora, la tensión y el miedo amenazan con destruir el tejido social de la región.

  Escuelas de medicina acreditadas en mexico

“De vez en cuando vemos cadáveres tirados en lugares públicos. Es traumático verlos, torturados y descuartizados”, dice Abel, un joven de unos veinte años.  “Yo lo vi una vez. Un día estábamos jugando al baloncesto. Un grupo de hombres armados llegó a la cancha. Nos dispararon, nos tiraron al suelo y nos quitaron los móviles y el dinero. Nos atacaron con machetes. Luego se llevaron a mi amigo. Lo descuartizaron. Primero le cortaron la pierna, luego el brazo. Ya se había desmayado cuando le cortaron la cabeza”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad